Es posible que mañana muera y en la tierra no quedará nadie
que me haya comprendido por completo.
Unos me considerarán peor y otros mejor de lo que soy.
Algunos dirán que era una buena persona; otros, que era un canalla.
Pero las dos opiniones serán igualmente equivocadas.

Mijail Iurevicht Lermontov


domingo, 2 de septiembre de 2012

TRISTE LAMENTO EN PROSA POR UN AMOR QUE NO FUE



Sonreíste aquella vez, tímida, en la distancia. Intenté encontrar tus ojos... difícil tarea. Disimulé ignorarte —¡cómo hacerlo!— pero nadie lo creyó. Pasó el tiempo y mi disimulo se perfeccionó. Logré que todos creyeran que para mí eras nadie. Tanto, que vos, tonta, también lo creíste.
Y te perdí para siempre.

2 comentarios:

  1. A veces lo que escribís tiene tantos puntos en común con mi vida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a veces encontramos en las palabras de otros lo que realmnente pensamos o queremos decir. En eso residen nuestras ansias por expresarnos, no solo en escribir sino (y sobre todo) en leer a otros, que es la forma -muchas veces- de leernos a nosotros mismos. Un abrazo, Lean

      Eliminar