Es posible que mañana muera y en la tierra no quedará nadie
que me haya comprendido por completo.
Unos me considerarán peor y otros mejor de lo que soy.
Algunos dirán que era una buena persona; otros, que era un canalla.
Pero las dos opiniones serán igualmente equivocadas.

Mijail Iurevicht Lermontov


miércoles, 16 de octubre de 2013

TARDE


Me pasa a menudo: quiero hablar con alguien que ya no está a mi lado.
Estuvo alguna vez pero nunca le dije lo que quería o debía decirle.
Me miró más de una vez a los ojos esperando esas palabras que, egoísta, me guardé.
Y hoy quisiera gritarlas a los cuatro vientos, no solo para que se entere ese alguien sino también el mundo entero.
Pero ya es tarde.
Como lo será cuando alguien se arrepienta de no haberme dicho lo que quería o debía decirme y yo ya me haya ido a escuchar a otros lares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario