Es posible que mañana muera y en la tierra no quedará nadie
que me haya comprendido por completo.
Unos me considerarán peor y otros mejor de lo que soy.
Algunos dirán que era una buena persona; otros, que era un canalla.
Pero las dos opiniones serán igualmente equivocadas.

Mijail Iurevicht Lermontov


viernes, 9 de abril de 2010

TRISTE LAMENTO EN PROSA POR UN AMOR QUE NO FUE

.
Ya nadie se animará a decir que estoy medio loco, aunque lo esté. A mí nadie me lo dijo y sé que no me lo dirán. Ninguno de los que me conocen entiende por qué reparé un día en vos. Imagino a los imbéciles conjeturando idioteces, maldiciones, improperios. ¡No me vengan a mí con versos moralistas! ¡Ah, querida, cómo hacer para estar con vos a pesar del mundo!...
.
* * *
.
Sonreíste aquella vez, tímida, en la distancia. Intenté encontrar tus ojos... difícil tarea. Disimulé ignorarte —¡cómo hacerlo!— pero nadie lo creyó. Pasó el tiempo y mi disimulo se perfeccionó. Logré que todos creyeran que para mí eras nadie. Tanto, que vos, tonta, también lo creíste.
Y te perdí para siempre.

1 comentario:

  1. Desde el título conmueve.
    Muy linda prosa, Felis. Los inconvenientes de aprender a actuar...(si hubieses tenido 10 años, seguro no podías disimular, la vida nos va entrenado para esto).
    Cariños!

    ResponderEliminar