Es posible que mañana muera y en la tierra no quedará nadie
que me haya comprendido por completo.
Unos me considerarán peor y otros mejor de lo que soy.
Algunos dirán que era una buena persona; otros, que era un canalla.
Pero las dos opiniones serán igualmente equivocadas.

Mijail Iurevicht Lermontov


jueves, 21 de abril de 2011

DEMASIADOS LIBROS PARA DEPARTAMENTO CHICO

No fue fácil para F. tomar la decisión. Pero no iba a dejar que se los llevaran los del banco. Fueron muchos años de vida y de lecturas. Los libros siempre fueron para él no solo una grata compañía sino también su alimento. Y verlos ahí, contra la pared, cada vez más numerosos, en esa biblioteca imponente que llegaba hasta el techo, alegraba sus días. Pero no lo liberaba de su soledad, aunque ayudaba a que no fuese tan dura. La infinidad de mundos por los que F. había viajado adentro de la casona paterna, sin duda, habían ayudado a su crecimiento. Su vasto conocimiento era envidiable. Y el contenido de su biblioteca, también. Pero cuando el banco se cansó de esperar, no tuvo otra opción. No estuvo presente en el remate, pero había solicitado expresamente a la justicia que la biblioteca y su contenido no fueran incluidos en el mismo. Debió mudarse a un monoambiente, el dinero obtenido no había alcanzado para más. Y las escasas paredes no daban abasto para albergar su más preciado tesoro. Una vieja edición del Quijote fue la única que ingresó al departamento. Donó el resto. Sintió que esos mundos imaginarios por los que había viajado desde siempre se borraban de su mente poco a poco con el paso de los días. Pero no advirtió que a su vez era su existencia la que perdía sentido. F. se aferró a don Quijote, el único que lo ayudó a sobrevivir la cuenta regresiva.

7 comentarios:

  1. ¿Y quién otro, si no don Quijote, podía ayudarlo a sobrellevar la vida, la ausencia?

    Un abrazo,
    Ale.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Alejandro, por pasar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Mientras F. tenga el Quijote, tendrá un resumen de todo lo que después se escribió, de alguna manera. Aunque algo de Sartre no le habría venido mal por lo que contás.

    Muy bueno Felis. No siempre tengo el tiempo para comentar, pero sí trato de leerte cada vez que publicás o actualizarme cada vez que entro a tu espacio parecido a un aeroplano de madera.

    Beso grande!!

    ResponderEliminar
  4. ¿Sabés, Sol, todos los libros que tuvo que descartar F. antes de optar solamente por el Quijote?...
    Gracias por pasar.
    ¡Mucha suerte con tu nuevo proyecto!

    ResponderEliminar
  5. yo no tengo que descartar los libros, no se que pasa que desaparecen solos, se van escapando o robados (quien lo sabe) y a lo largo de los años solo me doy cuenta cuando faltan. Creo que los he regalado y olvidado. Hoy busque (ni siquiera busque, tuve la certeza de que no estaba) abadon el exterminador, para copiar el final y no . Ya no.

    ResponderEliminar
  6. Suele pasar, Nilda. En mi biblioteca faltan muchos, pero... también hay algunos que todavía no he devuelto... Por eso debeo aguantármela.
    "Un libro prestado, es medio libro perdido"

    ResponderEliminar
  7. Con El Quijote es suficiente para empezar de nuevo.

    Saludos

    ResponderEliminar